Taller para familias: La Dislexia

cropped-img_20121201_134353.jpgMuchas familias sienten un gran alivio cuando por fín saben por qué a si hijo le cuesta tanto aprender, por qué tiene tantas dificultades a la hora de leer y de escribir, es decir…cuando le ponen nombre a la dificultad. Es en ese momento también cuando surgen las dudas…¿cómo puedo ayudarle?, ¿Qué pasos hay que dar a hora? y sobre todo…¿Qué es la dislexia?. 

La dislexia es un trastorno del aprendizaje de la lectoescritura, de carácter persistente y específico, que se da en niños que no presentan ningún hándicap físico, psíquico ni sociocultural y cuyo origen parece derivar de una alteración del neurodesarrollo.

Pero este trastorno no viene sólo y no se da en todos los niños igual. Además de las dificultades de aprendizaje, los problemas emocionales son comunes en estos niños,(baja autoestima, frustración, pobre autoconcepto…).

Desde Fundamenta queremos ofrecer un espacio dónde las familias conozcan qué es este trastorno, cómo afecta a sus hijos y cómo pueden ayudarles desde el hogar.

En este taller se tratarán los siguientes temas:

  • Qué es la dislexia.
  • Rasgos personales y emocionales de los niños disléxicos.
  • Dificultades de aprendizaje y dislexia.
  • Otras dificultades que presentan los niños disléxicos.
  • Consecuencias emocionales de la dislexia.
  • ¿Qué podemos hacer los padres? ¿Qué puede hacer el colegio?

Se dedicará un espacio a dudas y se entregará un dossier con información y recursos útiles a las familias.

El taller se llevará a cabo los días 14 y 28 de  enero y tendrá una duración de dos horas aproximadamente.

Lugar: Fundamenta Psicoeducativo.

C/Alameda del Valle 21, 28051, Madrid, (Ensanche de Vallecas).

Toda la información en nuestra web

Jimena Ocampo Lozano

 

Anuncios

Dificultades Específicas de Aprendizaje (DEA),necesidades educativas y derechos del alumno con DEA.

Este artícculo queremos dedicarlo a la parte más “legislativa” sobre las Dificultades Específicas de Aprendizaje, a lo que los centros educativos pueden hacer por nuestros niños, y a lo que los padres tenemos que saber sobre ello. ¿Qué apoyos o adaptaciones puede recibir mi hijo?

A nuestro centro, especializado en la atención de niños con Dislexia y otras dificultades específicas de aprendizaje, TDA y TDAH, acuden papás preocupados por las dificultades de aprendizaje que presentan sus hijos. Nuestro trabajo, además de la valoración diagnóstica y la intervención especializada es la de asesorar a las familias tras confirmarse la dificultad. La pregunta que nos suelen hacer una vez les confirmamos que su hijo presenta dislexia u otra dificultad de aprendizaje es…¿Y ahora qué?. Pues bueno, ahora toca trabajar todos en la misma dirección y darle al niño todo el apoyo especializado, educativo y emocional que necesita.

Por suerte, la colaboración de los centros educativos es en la mayoría de los casos muy satisfactoria, se realiza un trabajo conjunto con el niño y se realizan las adaptaciones necesarias para que el alumno alcance con éxito los objetivos establecidos y desarrolle sus capacidades.

A este respecto lo que la legislación actual, (LOMCE), regula en su Artículo 14, (ALUMNADO CON NECESIDADES ESPECÍFICAS DE APOYO EDUCATIVO ) es que que “para que el alumnado con necesidad específica de apoyo educativo al que se refiere el artículo 71 de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, pueda alcanzar el máximo desarrollo de sus capacidades personales y los objetivos y competencias de la etapa, se establecerán las medidas curriculares y organizativas oportunas que aseguren su adecuado progreso  y se  establecerán las medidas más adecuadas para que las condiciones de realización de las evaluaciones se adapten a las necesidades del alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo”

A partir de aquí, cada comunidad autónoma, legisla y regula al respecto. En la Comunidad de Madrid,  esto queda regulado por las INSTRUCCIONES CONJUNTAS DE LA DIRECCIÓN GENERAL DE EDUCACIÓN INFANTIL Y PRIMARIA Y DE LA DIRECCIÓN GENERAL DE EDUCACIÓN SECUNDARIA, FORMACIÓN PROFESIONAL Y ENSEÑANZAS DE RÉGIMEN ESPECIAL, de 12 de diciembre de 2014 SOBRE LA APLICACIÓN DE MEDIDAS PARA LA EVALUACIÓN DE LOS ALUMNOS CON DISLEXIA, OTRAS DIFICULTADES ESPECÍFICAS DE APRENDIZAJE O TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN E HIPERACTIVIDAD EN LAS ENSEÑANZAS DE EDUCACIÓN PRIMARIA, EDUCACIÓN SECUNDARIA OBLIGATORIA Y BACHILLERATO REGULADAS EN LA LEY ORGÁNICA 2/2006, DE 3 DE MAYO, DE EDUCACIÓN.

Estas instrucciones son importantes, porque se habla claramente de Dislexia y otras DEA y las medidas para evaluar a estos alumnos. Estas instrucciones establecen que:

“Corresponde a las Administraciones asegurar las medidas necesarias para que los alumnos con dislexia, dificultades específicas de aprendizaje (DEA) o con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) puedan alcanzar el máximo desarrollo posible de sus capacidades personales y, en todo caso, los objetivos establecidos con carácter general para todo el alumnado.”

“La detección inicial de dislexia, otras DEA o TDAH podrá producirse tanto en el centro educativo como en el ámbito familiar. En este último caso, la familia deberá aportar al centro el dictamen emitido por un facultativo colegiado.”

Las medidas a las que se hace referencia en estas instrucciones son:

  • Adaptación de tiempos El tiempo de cada examen se podrá incrementar hasta un máximo de un 35% sobre el tiempo previsto para ello.
  • Adaptación del modelo de examen:Se podrá adaptar el tipo y el tamaño de fuente en el texto del examen. Se permitirá el uso de hojas en blanco.
  • Adaptación de la evaluación Se utilizarán instrumentos y formatos variados de evaluación de los aprendizajes: pruebas orales, escritas, de respuesta múltiple, etc.
  • Facilidades: técnicas/materiales y  adaptaciones de espacios:Se podrá realizar una lectura en voz alta, o mediante un documento grabado, de los enunciados de las preguntas al comienzo de cada examen. Se podrán realizar los ejercicios de examen en un aula separada.

 

Enlaces a la legislación para la Comunidad de Madrid.

Atención a la Diversidad en LOMCE.

Orden 1493/2015, de 22 de mayo, de la Consejería de Educación, Juventud y Deporte, por la que se regula la evaluación y la promoción de los alumnos con necesidad específica de apoyo educativo, que cursen segundo ciclo de Educación Infantil, Educación Primaria y Enseñanza Básica Obligatoria, así como la flexibilización de la duración de las enseñanzas de los alumnos con altas capacidades intelectuales en la Comunidad de Madrid.

Instrucciones de 12 de diciembre de 2014

 

Jimena Ocampo Lozano

 

 

 

 

 

¿Por qué evaluación psicopedagógica?

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cuando acudimos a la consulta de un profesional, (psicólogo, psicopedagogo, logopeda), suele ser porque nuestro hijo presenta dificultades ya sea en el aprendizaje, atencionales, en el lenguaje o emocionales. Muchas veces son los propios colegios los que dan la voz de alarma o bien los propios padres que ven “que algo pasa”. Y en ese momento decidimos acudir a un especialista.

En este artículo nos vamos a centrar en la importancia de la evaluación en los casos de dificultades de aprendizaje.

La evaluación psicopedagógica o neuropsicológica, es una herramienta fundamental para el profesional de la psicología y la pedagogía. Cuando las familias acuden a la consulta suelen narrar historias sobre las dificultades de sus hijos, ( no se centra, se despista, le cuesta leer y escribir y se niega a hacerlo, tarda mucho tiempo en hacer los deberes, es inquieto….no sé como ayudarle). El profesional necesita conocer el por qué de esas historias, qué está detrás de esas dificultades que describen los padres y así poder por un lado, adecuar la intervención a la dificultad concreta, asesorar a padres y profesores sobre cómo trabajar con los niños y dar herramientas a los niños, (que conozcan qué les ocurre es fundamental). No se trata pues de clasificar ni etiquetar a los niños, sino de adecuar las intervenciones a cada necesidad concreta.

En la mayoría de los casos, cualquier dificultad que presenten los niños en su desarrollo afecta en mayor o menor medida en el aprendizaje, y por ello es fundamental un diagnóstico temprano, (cuanto antes mejor) para evitar o minimizar dificultades en el aprendizaje o en el desarrollo posterior.

La evaluación es una recogida de datos exhaustiva sobre el momento actual del niño, y en función de la edad evaluamos unas áreas o otras. En evaluaciones con niños pequeños (infantil), por ejemplo, recogemos información sobre el desarrollo motor, lateralidad, autonomía, lenguaje, etc…para establecer su nivel de desarrollo en diversas áreas y compararlo con el desarrollo esperado para la edad del niño y poder determinar o diagnosticar si hay o no un retraso en el mismo e  intervenir de la forma más adecuada.

En niños más mayores recogemos información objetiva sobre diferentes áreas del desarrollo del niño. 

  • Atención, ( selectiva, sostenida, calidad atencional, estilo de respuesta en las pruebas atencionales)
  • Memoria, (de trabajo, visual…)
  • Perfil cognitivo, (inteligencia fluida y cristalizada).El perfil cognitivo nos aporta información sobre áreas importantes como el razonamiento perceptivo o la velocidad de procesamiento del niño.
  • Funciones ejecutivas.
  • Desarrollo perceptivo- motor.
  • Lateralidad.
  • Conducta y comportamiento.
  • Emocionalidad.
  • Lectura.
  • Escritura.

Toda esta información es analizada y contextualizada, y a partir de ella podemos establecer si existe una dificultad de aprendizaje concreta, si las dificultades son debidas a inmadurez en algunas áreas o si son debidas a un ritmo lento de aprendizaje.

Además de esta información en el informe recogemos información que nos brindan los padres sobre el desarrollo de su hijo, su carácter, temperamento, etc… e información que nos brinden los profesores.

No se trata de poner de relieve los puntos débiles del niño, también hay que valorar sus fortalezas, sus puntos fuertes para potenciarlos, ya que es fundamental no olvidarlos ni perderlos de vista.

Hay que tener en cuenta que un diagnóstico o valoración lo más temprana posible es fundamental para un buen desarrollo posterior del niño y para que se superen las dificultades con éxito.

 

Escrito por:

Jimena Ocampo Lozano.

 

 

 

 

La dislexia II

Cuando hablamos de dislexia normalmente lo asociamos a niños que confunden letras, ( la b y la d), y que generalmente leen y escriben mal. En realidad, son muchos los alumnos que sufren este trastorno, (porque es un sufrimiento para la mayoría de ellos), y aún hoy, es poco el conocimiento que se tiene de este trastorno.

En realidad podemos decir que la Dislexia es una manera diferente de aprender, una más de las tantas que pueden darse en cada uno de nosotros, pero que por desgracia, va a afectar al  rendimiento escolar de estos niños en mayor o menor medida, porque la manera generalizada de enseñar no se adapta a su manera de aprender.

La dislexia no viene sola. Además de las dificultades claras en lectura y/o escritura, presentan  o pueden presentar, dificultades en el cálculo, atención, memoria, impulsividad, falta de coordinación, etc…

No todos los niños disléxicos son iguales, ya que en la dislexia influyen ,muchas variables, (que veremos en otros artículos) pero por lo general, son niños a los que les cuesta leer y escribir,( son lentos), cometen errores de omisión de letras, se inventan palabras, invierten las letras de las palabras, no comprenden lo que leen, (normalmente porque están más pendientes de transformar las letras en sonidos que en extraer el significado de las palabras),cometen numerosas faltas de ortografía, no tienen correctamente interiorizado el esquema corporal, les cuesta diferenciar la izquierda de la derecha,   tienen mala memoria y parece que lo que aprendieron ayer hoy no lo recuerdan, son lentos en general, ( y por ello necesitan más tiempo para todo),  son despistados, etc…

Pero también hemos de decir que son niños muy creativos, con una imaginación poderosa, sensibles a todo lo que les rodea, inteligentes, lo único que les ocurre es que aprenden de manera distinta, y es por ello, por lo que se les penaliza.

Un niño disléxico es más visual, es decir, aprende mejor lo que ve con imágenes que con letras, ( que por lo general son como jeroglíficos para ellos). Pero si nos fijamos mínimamente en los materiales escolares y en las explicaciones en el aula, todo son libros, textos y letras y más letras…por lo tanto, se enfrentan a un muro que para ellos es difícil de subir, y además, les ponemos trampas por el camino.

En lugar de darles la mano, les lanzamos al abismo. Deberíamos plantearnos muy seriamente que no sólo se aprende leyendo, que también se aprende viendo, manipulando, experimentando, y como docentes debemos adaptarnos a esos alumnos que aprenden de otra manera, ya que si no, estaremos condenando al sufrimiento y fracaso a personitas brillantes que en el futuro pueden ser personas muy grandes, (siempre lo digo, pero Einstein era disléxico y sacaba malas notas en el cole).

Así que si cambiamos un poquito nuestra manera de enseñar, sólo un poquito, conseguiremos que el fracaso se convierta en éxito y exprimiremos al máximo las capacidades que cada uno de nuestros alumnos tienen en el aula.

La dislexia, (I).

img_20121004_182042.jpgLa entrada de hoy es la primera de una serie que vamos a dedicar a la Dislexia, una de las dificultades de aprendizaje con la que nos podemos encontrar en el aula y a la que deberemos dar respuesta.

La Dislexia es una dificultad de aprendizaje que últimamente está cobrando mayor importancia, ya que es una dificultad que afecta a un gran número de niños, pero a pesar de ello no todos están correctamente diagnosticados ni mucho menos, debidamente atendidos en las escuelas. Durante mucho tiempo se ha tachado al niño disléxico de vago, despistado, perezoso y poco trabajador, (cuando la realidad es totalmente la opuesta), y no se le ha dado la oportunidad de demostrar que  esas etiquetas no son justas.

Una de las situaciones que con más frecuencia sufren estos niños y sus familias es el fracaso escolar, por muchos esfuerzos que hagan para que esto no sea así. El problema de estos niños es que no se ajustan a la norma, a la media que el Sistema Educativo actual exige, ( que no es poco), y al no ajustarse a esa media, se quedan fuera…En muchas ocasiones al entrevistarme con profesores, estos me repiten lo mismo…” Es muy buen niño, y seguro que se está esforzando…pero no llega a los mínimos exigidos”, y yo siempre me pregunto por dentro…”¿seguro?”.  Una pena este pensamiento, porque suelen ser niños con unos talentos que muchos querríamos para nosotros. Si bien es verdad, que muchos profesores realmente sensibilizados con esta dificultad, intentan darle respuesta en el aula, formarse y entender mejor a estos alumnos.

Pero dejando de lado los culpables o las dificultades añadidas que se les presentan a estos alumnos y su entorno, queremos arrojar un poco de luz sobre qué es la Dislexia, cómo podemos trabajar en el aula, en el hogar y desde los gabinetes psicopedagógicos con estos niños.